Tipos de llaves Inglesas

De la misma forma que pasa con otras herramientas, las llaves inglesas se pueden encontrar en una amplia gama de modelos, especialmente diseñados para situaciones únicas. Es importante conocer este detalle, porque de ello dependerá la selección del tipo de llave inglesa que necesites. En este hilo, lo que buscamos es hacer un repaso por los diferentes tipos de llaves inglesas disponibles en el mercado y su utilidad en determinados escenarios. Así, no tendrás problemas a la hora de adquirir la más adecuada. También, vamos a revisar las partes comunes entre las llaves inglesas, para que tengas una noción más clara de cómo usarlas.

¿Qué es una llave inglesa?

Las llaves inglesas son herramientas popularmente conocidas, debido a su versatilidad a la hora de ajustarse a diferentes tuercas y tornillos, facilitando en gran medida las labores en las que se requiera de una medida específica. Estas son conocidas, también, como llaves francesas o pericos.

¿Cuáles son las partes características de una llave inglesa?

La principal diferencia con las llaves fijas es el mecanismo de ajuste de apertura, mediante un engranaje que varía la posición de la cara móvil. Veamos cuáles son los elementos diferenciadores de una llave inglesa:

Mango: Esta es la parte más alargada de la llave. Puede ser ergonómico o sin agarres especiales. Es la zona por la que se debe sujetar la herramienta durante su uso.

Mordaza fija: Forma parte de la misma pieza del mango. Es el extremo opuesto y se trata de la cara no ajustable del cuenco para tuercas y tornillos.

Mordaza móvil: Esta es la pieza que se desplaza sobre el sistema de engranaje y su variación de posición es la que hace posible que la llave se ajuste a diferentes medidas.

Cremallera: El sistema de desplazamiento que hace posible que la mordaza móvil varíe su posición. Se trata de un engranaje que, al rotar, puede acercar o alejar a la mordaza ajustable respecto de la fija.

Los diferentes tipos de llaves inglesas

En general, sus sistemas de ajuste las hacen bastante similares. Sin embargo, hay pequeños matices que te pueden hacer optar por comprar una u otra. Estos son los diferentes tipos de llaves inglesas:

Llaves graduadas: No difieren demasiado de las llaves ajustables comunes de toda la vida, pero, a lo largo del riel de la cremallera, poseen una escala en milímetros que te permitirá conseguir con mayor precisión el tamaño adecuado.

Con mango ergonómico: Pueden variar en el sistema de cremallera y ser o no graduadas. Su principal característica es un mango más cómodo que facilita el agarre y la hace más manejable.

Con perilla lateral: En este modelo, el tradicional sistema de engranaje central se desplaza hasta un costado para ser operado mediante una moleta. Con esto, se consigue una mayor precisión de ajuste.

En forma de cocodrilo. Es la más llamativa de todas, puesto que, en el otro extremo, posee una apertura dentada en forma de V que se puede usar para tuercas y tornillos de tamaños variables.